Educación Emocional: El Reto del Siglo XXI

El estés, la alimentación y lo que dice la ciencia al respecto.

Durante mucho tiempo cuando nos hemos enfrentado a la comida lo hemos hecho de manera inapropiada, a pesar de tener, en lineas generales, un gran conocimiento sobre una dieta equilibrada, seguimos encontrándonos con altas dificultades para regularla. ¿A qué se debe?

La vida ajetreada de este siglo XXI nos pone en una tesitura de estrés que en muchos casos ya es crónico y que en muchos y diversos aspectos afecta a nuestra salud. Esto parece una aseveración lógica pero ¿que dice la neurociencia al respecto de la relación entre estrés, gestión emocional y la ingesta de alimentos?

La neurociencia nos indica que existen predisponentes cerebrales que nos inducen a tener alteraciones en nuestras regulaciones de ingesta de alimentos, sea por ingesta excesiva o deficitaria, cuando hay una vulnerabilidad al estrés. Ciertamente todos somos vulnerables a él, pero no todos en el mismo umbral, es decir, lo que para unos puede ser algo cotidiano para otros es algo sumamente estrenaste o perturbador. Este límite es diferente en cada individuo y es una de las causas que ha comprobado la neurociencia que esta asociada a estos desajustes de ingesta alimentaria.SILVA, Jaime R. Overeating and restrained eaters: An affective neuroscience perspective.Rev. méd. Chile, Santiago , v. 136, n. 10, oct. 2008 . Disponible en <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872008001000016&lng=es&nrm=iso>. accedido en 01 dic. 2014. http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872008001000016.

Lo curioso para mi de este fenómeno es que es circular. La mala alimentación al igual que la falta de de descanso bajan nuestra tolerancia al estrés y de igual forma la falta de tolerancia al estrés, cada uno con su umbral personal, afecta a nuestra ingesta llegando a producir obesidad o anorexia en muchos casos, casos que tienen en comun una baja tolerancia al estrés y poca capacidad de gestión emocional.

Así este factor se convierte en el handicap de nuestro siglo, que se ha convertido en una dura y cruel selección natural: o tienes inteligencia emocional o no sólo no tendrás éxito, si no que enfermarás, ya que este estado afecta directamente a tu metabolismo, a tu gestión conducta, a tus relaciones y a tu vida.

Por tanto cuando nos planteamos el perder peso o comer más adecuadamente de nuevo tenemos que pensar de manera holística teniendo en cuenta factores físicos, emocionales y metales; ya que de no ser así será una tarea ardua y dolorosa, que generara frustración por falta de resultados.

Es importante pues recordar que todo aquello que potencie nuestro estrés nos predrispondrá a ciertas alteraciones de ingesta, conductuales, mentales, etc.

El estrés es una estado preparado para defendernos ante algo peligroso que pone en juego nuestra vida. El problema es que actualmente todo parece tener ese poder inminente, peligrosos y urgente que nos mantiene en este estado alterado demasiado tiempo, perjudicando seriamente a nuestra salud.

Teniendo en cuenta esto debemos saber gestionar tres factores que le afectan:

El estado físico: la falta de hábitos, la falta de sueño, la falta de nutrientes, la falta de ejercicio, son cosas que nos predisponen al estrés.

Estado emocional: es un estado mucho más asociado al  cuerpo de lo que creemos, por lo tanto cualquier tensión muscular afectara a este estado emocional estando profundamente relacionado a este, sin embargo la falta de emociones positivas es algo que se suma a esto, aprender a manejar las emociones y saber evocar de manera física y mental estados emocionales positivos favorece una disminución drástica del estrés.

Estado mental: pensamientos recurrentes negativos afectan seriamente a nuestra salud, ya lo vimos en uno de los post anteriores, un sólo pensamiento negativo nos mantiene inmunodeprimidos durante seis horas, imaginaos entonces cuanto más si son mantenidos en el tiempo y son más de uno.

Así nos damos cuenta que, o aprendemos a gestionar el estrés y todo lo referente a nuestros estados emocionales, o aquello que todos buscamos que es una mejor salud y bienestar, así como vernos guapos o guapas ante el espejo nunca ocurrirá.

Nuestra vida actual no nos permite muchas de las cosas que se requieren en este siglo tan vertiginosamente acelerado así que el reto de este siglo es por tanto:

Aprender a gestionar el estrés, aprender a gestionar nuestras emociones. Ya que parece, por lo que van aportando los estudios, que todo es secundario a este aprendizaje y gestión, que marcaran la diferencia en todos los aspectos de nuestras vidas.

Sin embargo, aprender a gestionar estos factores es una apuesta segura, una inversión segura, por que pocas son las personas en el mundo que no puedan aprender a hacerlo con la técnica adecuada. Sabes que nosotros trabajamos este aspecto con nuestros clientes, asociados y empresarios, familias, etc. así que os animamos a informaros sobre qué hacemos y cómo lo hacemos para garantizar el éxito personal en referencia a nuestro magnífico mundo emocional.

SILVA, Jaime R. Overeating and restrained eaters: An affective neuroscience perspective.Rev. méd. Chile,  Santiago ,  v. 136, n. 10, oct.  2008 .   Disponible en <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872008001000016&lng=es&nrm=iso>. accedido en  01  dic.  2014.  http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872008001000016.

EL CONTROL DEL ESTRES Y EL MECANISMO DEL MIEDO JESUS YANES , EDAF, 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *